Seleccionar página

5 Elementos para Modelar tu Propia Clase de Éxito y Satisfacción.

satisfacciónTu puedes modelar el pensamiento de la gente rica, y obtener satisfacción en ello, más riqueza y éxito son dos cosas diferentes, en algunas ocasiones complementarias. Quiero contarte sobre los 5 elementos que necesitas para modelar tu propia clase de éxito y satisfacción.

Actualmente existen tantas diferentes definiciones del éxito como seres humanos sobre la faz de la tierra, y hay quienes dicen, y muestran pruebas, que el mayor fracaso de nuestros días es el éxito, ya que hemos llegado a equipararlo, cada vez más, como posesiones materiales.

¿Cómo defines al éxito?

Tal vez has estado demasiado ocupado ganándote la vida como para concederle algo más que uno o dos pensamientos. Sin embargo, quiero ofrecerte ciertas pautas sobre las cuales puedes reflexionar y que quizás adoptes para tí mismo.

Hay dos importantes criterios para el éxito:

  1. ¿Creen los demás que has tenido éxito?
  2. ¿Lo crees tu?

Ahora que si tienes el conocimiento interno de tu éxito, entonces no requieres que el mundo lo reconozca, asi es…

Bueno, el problema surge cuando tratas de moldear tu éxito de acuerdo con los requerimientos de alguien más, a pesar de que no sean las mismas que has obtenido buscando en el fondo de tu corazón.

¿Para quién vas a lograr el éxito y satisfacción, para ti o para alguien más?

El éxito, si deseas que tenga algún significado, debe ser algo personal, y bueno, pues varía de una persona a otra, igual que varía la personalidad.

Es más, surge de las profundidades mismas en donde se origina la personalidad, y a menudo se requiere una interiorización profunda para descubrir por ti mismo cuáles son tus propias ideas del éxito.

Muy frecuentemente los seres humanos nos adaptamos el mundo externo en nuestros patrones de éxito, sin concederles ningún pensamiento o análisis, de la misma manera que nos adaptamos en otros aspectos de la vida.

La conclusión más acertada es que el éxito personal debe residir en el interior. No puede componerse de signos o apariencias externos, sino únicamente de valores personales intangibles.

Aquí tienes los cinco elementos para modelar tu propia clase de éxito y satisfacción:

1) Propósito.

Debes saber que en cualquier cosa que hagas, avanzas en dirección a una meta. El peor enemigo del éxito es ir a la deriva. Difícilmente puedes sentir que has alcanzado el éxito si te encuentras estancado.

Mientras te fijes un propósito, tendrás la impresión de que tus energías y tu creatividad te llevan a alguna parte, y a lo largo de esa jornada experimentarás gran satisfacción.

2) Cambio constante.

No todo es de una sola pieza; ni cada hora ni cada día nos ofrecen un éxito uniforme. Más bien, en el éxito subidas y  bajadas. De manera que una vida de éxito también tiene días, e incluso años de fracaso.

Los inevitables fracasos son testimonio del hecho de que el éxito no es tan fácil.

Los individuos “compulsivos”, incapaces de soportar un momento de fracaso, jamás saborean el verdadero éxito. En vez de eso, experimentan la tristeza de la mediocridad. Temen incluso el más ligero fracaso, no sea que derrumbe su temblorosa confianza en sí mismos.

Si posees una gran confianza en ti mismo, serás capaz de absorber el fracaso ocasional; de hecho, si mantienes un estrecho contacto con la realidad, sabrás que el fracaso ocasional es algo inevitable y desperdiciarás menos energía inquietandote por ello, una energía que te permitirá esforzarse en alcanzar el éxito que buscas.

3) Pagar el precio.

Un tercer ingrediente constante del éxito es el precio del mismo. No hay ningún éxito gratuito. Uno de los aspectos más maravillosos de esta vida es la capacidad para disfrutar de aquello que nos hemos ganado.

La alegría del éxito debe equilibrarse con el esfuerzo para alcanzarlo. El éxito y el precio que pagamos por el coexisten como un todo indisoluble.

4) Satisfacción.

El éxito es algo que debe disfrutarse. Puede ganarse con lágrimas, pero debe estar coronado con satisfacción. De lo contrario, el esfuerzo quizás haya valido la pena, podría ser bueno e incluso grandioso, pero para la persona que carece de satisfacción, difícilmente puede haber éxito.

La satisfacción que proporciona el éxito no tiene que ser reconocida por alguien o para nadie más, con tal que la persona misma sepa que estaba allí

5) Espiritualidad.

Es difícil imaginar alguien que crea que ha logrado éxito sin que también se sienta relacionado en alguna forma con los propósitos más grandiosos de la vida.

Si quieres percibir todo el aroma de ese éxito debes tener la convicción, por muy sutil que sea, de que está en armonía con la Divinidad.

El éxito no es un molde dentro del cual pueda vaciarse todo. No es algo rígido. Es tan individual como la mirada que hay en los ojos. Todo lo que necesitas es el Valor de ser, y de realizarte, tu mismo.

Así que emprende ahora mismo tu camino hacia la cima y Conquista el Exito.

 5 Elementos para Modelar tu Propia Clase de Éxito y Satisfacción.

Comparte

Comentarios en Facebook

comentarios